honrando a los muertos
Conexiones

Honrando a los que han partido

Y CELEBRANDO LA VIDA EN SU MEMORIA

Estas fechas son importantes para muchas personas por distintas razones. En México el 27 de Octubre se celebra el Día de Muertos para los animales. Luego viene la noche del 31 de Octubre cuya festividad en distintos países es Halloween -palabra que deriva de “All Hallows’ Eve” o “Víspera de Todos los Santos”-. Y el 01 de Noviembre, para los cristianos es también el Día de Todos los Santos, momento en que se recuerda a los difuntos.

Hace algunos años, cuando llegó Halloween a Chile con todos sus caramelos y los “trick or treats” gringos, me negué rotundamente a celebrarlo porque no le encontraba sentido e incluso lo consideraba perjudicial por la cantidad de dulces que comen los niños en esa fecha… Pero al investigar el origen REAL de la festividad, me llamó la atención, porque me atrae muchísimo la cultura Celta y por mi creencia de que la muerte es sólo una transición de nuestra alma a otra etapa o estado.

Origen de Halloween

Los pueblos celtas celebraban el final de la temporada de cosechas al anochecer del 31 de Octubre con el Festival de Samhain y se alargaba quizás unos 3 días, durante los cuales realizaban diferentes ritos y ceremonias para dar la bienvenida al Año Nuevo Celta.

Samhain significaba “fin del verano” y era una fiesta de transición en todos los sentidos: por el paso de un año a otro y por la apertura al otro mundo, ya que ese día se levantaba el velo que divide los reinos humano y espiritual. Los espíritus de los difuntos tenían permiso para caminar entre los vivos y así las personas podían reunirse con sus antepasados muertos. Pero también los malos espíritus podían actuar en el mundo humano y es por esto que las personas les dejaban comida afuera de sus casas para agradarlos o se cubrían con pieles de animales y máscaras para despistarlos. Los druidas por su parte, apilaban ramas sagradas que al atardecer encendían en hogueras en diferentes puntos del poblado para ahuyentar a estos malos espíritus y guiar a los otros difuntos en su camino. El reino humano ya no estaba sujeto a las reglas del mundo físico, mientras durara Samhain.

blog2 samhain

Además, al existir esta conexión momentánea más fuerte de lo habitual, era el momento ideal para que los druidas practicaran mediante pócimas y ungüentos, la adivinación sobre el futuro de las cosechas y de la aldea.

Más adelante con el cristianismo se calificaron todas estas celebraciones como heréticas y se destruyeron muchos objetos, monumentos y tradiciones celtas en nombre de la religión.

Sanando nuestros recuerdos

Desde la época de las cavernas, de una forma u otra se ha manifestado ese deseo de los seres humanos de honrar a nuestros seres queridos que han partido de este plano –compañeros animales o personas- y de conectar con ellos de alguna manera. Ya sea que ahora los visitemos en el cementerio, que compartamos una cena junto a su ánfora con las cenizas, que les hablemos en momentos de soledad o que invoquemos lo místico y la energía Universal, ellos siempre escucharán y nos acompañarán cada vez que los traigamos a nuestra memoria.

Si bien la muerte es un nuevo nacimiento (a otro plano), debido a nuestra cultura no lo tenemos incorporado de esa forma y eso hace que se nos dificulte más todo el proceso. Además de nuestro deseo de sentir físicamente, con todos nuestros sentidos, a los que han partido.

Por eso es normal que sintamos tristeza frente a una “pérdida” de cualquier tipo, porque nos obliga a soltar, a fluir y a desapegarnos de algo o alguien que formaba parte importante de nuestra vida. En estas situaciones es posible que quedemos en estado de shock, que sintamos rabia, deseos de llorar todo el día, desgano, tener el sueño interrumpido por las noches, no encontrarle sentido a lo que hacíamos habitualmente, dejar de lado nuestras creencias o incluso llegar a sentir dolor físico en el pecho o en todo el cuerpo.

Por eso debemos atrevernos a vivir el duelo tal como lo sintamos necesario, sin esconder nuestras emociones, para ir sanando paso a paso, porque es imposible vivirlo de una sola vez.

blog2 conexiones

Aquí te dejo algunos tips que a mí me han ayudado mucho en los procesos de duelo:

  1. Realizar una ceremonia de despedida o ritual significativo junto a las personas que estimes conveniente, que conocieron a la persona o al peludito que ha partido y que sepas que te apoyan. Puedes hacer una especie de altar momentáneo o preparar una cajita especial con sus juguetes u objetos que eran importantes para ellos, mechones de pelo, fotos, etc.
  2. Plantar un árbol o alguna plantita en el lugar donde fue enterrado. Te sirve como parte del ritual y también para darle un nuevo sentido a su partida.
  3. Conectar con la naturaleza. Pasar momentos al aire libre, en silencio, para llorar o simplemente recordar. La naturaleza recoge nuestra energía y la transforma.
  4. Escribir. Expresar tu rabia, pena, culpa o los sentimientos que vayan aflorando en ti para sacarlos de tu cuerpo.
  5. Dibujar, armar un álbum de recuerdos, hacerle una figura y colocarla en su lugar favorito o hacer cualquier actividad creativa que permita expresar tus emociones.
  6. Realizar una buena acción por otros –animales o humanos- o por el medioambiente, para transformar su memoria en un regalo para otros.
  7. Hablar. Expresar lo que sientes, tienes todo el derecho a vivir tu duelo.
  8. Tomar conciencia de las cualidades que más te gustaban de esa persona o animalito. Analiza cómo podrías incorporarlas en tu vida, de manera que al manifestarlas los recuerdes y veas que ellos viven en ti.

Tendrás avances y retrocesos, pero ten paciencia y sé amable contigo mismo/misma porque el objetivo final es poder reconciliarte con esa pérdida y construir un nuevo presente integrándola. Y recuerda, ellos ahora son una energía de amor infinita que rodea todo y si estamos en calma, sólo tenemos que abrir nuestro corazón para conectar.

Ange SanFer / Terapeuta animal / Diseñadora / Ilustradora

Fuentes:
www.worldhistory.org
www.wikipedia.org
www.viajes.lavozdegalicia.es
@by.kylasherpa
Nuestros amigos los animales, Dr. Veterinario Allen M Schoen, Ediciones Urano.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡No tienes productos en el carrito!
0